La pausa permite que la persona sea capaz de reconocerse y relacionarse sanamente consigo misma, con los demás y el entorno, permitiéndole mirar contemplativamente, discerniendo y dando sentido a lo que vive y a su misión, con libertad interior...

J. Gregorio Terán SJ

Estimada Comunidad Pereyra:

Bienvenidos a este espacio en donde encontrarán información y guía para realizar la Pausa Ignaciana, este examen del día cuya finalidad es buscar y hallar a Dios en todas las cosas, es decir, reconocer su presencia en la propia vida y a mi alrededor; poco a poco, con la práctica, llega a ser una manera de ver, comprender, querer, pensar y actuar, esto es, transformar el interior.

 

Detenerse unos minutos en el día para hacer una Pausa Ignaciana representa una ayuda para crecer en la intimidad con Dios y ver hacia el exterior con una mirada diferente, tanto en mi relación conmigo mismo y con los demás.

En este sitio están a tu disposición claves que podrían ayudarte a continuar con esta buena práctica. Tanto si eres alumno, maestro(a) o padre/madre de familia, anímate a proveer en estos días un espacio de Encuentro con Dios, para ti y para los tuyos.

Algunas herramientas son guía para realizar una Pausa, música, materiales por sección.

Por otro lado, inauguramos una sección con Pausas Ignacianas para escuchar en casa.

Agradecemos todo tu apoyo y participación en este proyecto que apuesta con entusiasmo al reforzamiento de la educación integral que nos caracteriza y en el que ya hay mucho camino recorrido.

Si tienes alguna inquietud o pregunta, no dudes en comunicarte con nosotros a través del formulario en la sección de contacto

¡Gracias por dejarte Acompañar!

Afectuosamente:

Equipo de Formación Ignaciana