La pausa quiere que la persona sea capaz de reconocerse y relacionarse sanamente consigo misma, con los demás y el entorno, permitiéndole mirar contemplativamente, discerniendo y dando sentido a lo que vive y a su misión, con libertad interior...

J. Gregorio Terán SJ

Estimada Comunidad Pereyra:

Bienvenidos a este espacio en donde encontrarán información y guía para realizar la Pausa Ignaciana, este examen del día cuya finalidad es buscar y hallar a Dios en todas las cosas, es decir, reconocer su presencia en la propia vida y a mi alrededor; poco a poco, con la práctica, llega a ser una manera de ver, comprender, querer, pensar y actuar, esto es, transformar el interior.

 

Detenerse unos minutos en el día para hacer una Pausa Ignaciana representa una ayuda para crecer en la intimidad con Dios y ver hacia el exterior con una mirada diferente, tanto en mi relación conmigo mismo y con los demás.

Debido a la contingencia que estamos atravesando, es probable que no hayas tenido oportunidad de hacer Pausa Ignaciana estos días y quizás es más necesaria y útil que nunca. Es por eso que en este sitio hay a tu disposición claves que podrían ayudarte a continuar con esta buena práctica. Tanto si eres alumno, maestro(a) o padre/madre de familia, anímate a proveer en estos días un espacio de Encuentro con Dios, para ti y para los tuyos.

Algunas herramientas guía para realizar una Pausa, música, materiales por sección.

Por otro lado, inauguramos una sección con Pausas Ignacianas para escuchar en casa:

Agradecemos todo tu apoyo y participación en este proyecto que apuesta con entusiasmo al reforzamiento de la educación integral que nos caracteriza y en el que ya hay mucho camino recorrido.

Si tienes alguna inquietud o pregunta, no dudes en comunicarte con nosotros a través del formulario en la sección de contacto

¡Gracias por dejarte Acompañar!

Afectuosamente:

Equipo de Formación Ignaciana

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now